¿Quién vive libre de rencores?


Los psicólogos definen el perdón como una decisión consciente y deliberada de dejar ir los sentimientos de resentimiento o venganza hacia una persona que lo ha dañado, independientemente de si realmente merecen su perdón o no.

Sin embargo, tan importante como definir qué es el perdón, es entender qué no es el perdón. Los expertos que estudian o enseñan el perdón dejan claro que cuando perdonas, no pasas por alto ni niegas la gravedad de una ofensa en tu contra. Perdonar no significa olvidar, ni significa condonar o excusar ofensas. Aunque el perdón puede ayudar a reparar una relación dañada, no lo obliga a reconciliarse con la persona que lo dañó.

El perdón es la base para lograr una vida plena y feliz. Uno no perdona por aquello que lo lastimo o por las personas que te lastimaron o por su tranquilidad. Debes perdonar por, tú tranquilidad, tú felicidad, para lograr la paz interior y estar bien contigo mismo.

 

Cuando alguien te hizo daño se crea un vínculo, un hilo invisible que va de ti hacia esa persona que te ha hecho daño.

Y, de cierta manera tú sigues tu vida pero te sigue doliendo entonces tienes a esa persona con ese vínculo cada vez más fuerte, está contigo en tu casa, en tu trabajo, en tu familia, en tu vida diaria.

Pues bueno, cuando tú perdonas, ¿sabes lo que pasa con ese hilo? Lo cortas, cortas ese vínculo con quien te ha hecho daño y lo dejas ir, sueltas. Y, tú no te imaginas la liberación que resulta perdonar.

En cambio, el perdón trae paz mental al perdonador y lo libera de la ira corrosiva. Si bien hay cierto debate sobre si el perdón verdadero requiere sentimientos positivos hacia el agresor, los expertos están de acuerdo en que al menos implica dejar de lado los sentimientos negativos profundamente arraigados. De esa manera, te permite reconocer el dolor que sufriste sin dejar que ese dolor te definiera, permitiéndote sanar y seguir adelante con tu vida.

 

Así como saber perdonar al prójimo es tan importante, de la misma manera es primordial perdonarse a uno mismo. Reconocer tus faltas para contigo mismo, revisar los promesas que te hiciste y no los cumpliste. Tomaremos como tema de estudio este punto tan importante en otro articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!