¿QUIEN HUYE DE LAS ADVERSIDADES?


Las adversidades son reveses que la mayoría de las personas en el mundo enfrentan. Es una parte de la vida, cometemos errores y esperamos aprender de ellos.

Es posible superar las adversidades, aunque no siempre es fácil, es posible que necesite ayuda y apoyo en el camino. Las adversidades son esencialmente contratiempos o problemas que pueden ocurrir en cualquier momento, pueden ser grandes o pequeños. Muchas personas intentan evitar las adversidades en la vida, pero en algún momento hay que enfrentarlas para crecer y evolucionar.

 

De la adversidad es de lo que más se aprende, pues cuando caminas y ese camino es lizo, fácil y sin dificultades, uno lo transita con naturalidad, con normalidad. Pero pocas o ninguna lección dan, aunque es maravilloso que todo esté bien, pero la adversidad te enseña a agarrar la vida con una fuerza, con unas ganas de vivir. La vida no se acaba si tu no quieres, la adversidad enseña a valorar el simple hecho de estar vivo.

La clave está en ver positivamente todas las limitaciones, ya sea económicas, familiares o de otras índoles.

Cuando se presenta una adversidad, uno solo ve el problema, la dificultad; que nos toca hacer entonces, pues cambiar el foco, enfocarnos en las respuestas, en las soluciones, en lo bueno y en lo positivo, que siempre, siempre por muy negativa que sea la realidad, que por muy negro que veamos todo siempre hay una luz al final del túnel. Y, que a veces parece que no hay otra opción. Uno no sabe lo fuerte que es, hasta que ser fuerte es tu una opción.

Como seres humanos, huimos de las adversidades, de la dificultad y es al revés, hay que meterse de lleno y afrontar esa adversidad porque vas a conocer a un nuevo YO muchísimo más fuerte del que tenías antes.

Las adversidades nos hacen mejores personas, cada vez que nos enfrentamos a ellas aprendemos y adquirimos características y habilidades que nos ayudarán a superar los reveses futuros y convertirnos en una persona más fuerte.

 

Los que tenemos hijos creemos que nuestro deber y obligación es quitar del camino todas las adversidades posibles y hacerles la vida fácil.

Cuando nuestra verdadera tarea seria, darles fortaleza, amor y mucha seguridad en ellos, pero sin quitarles las piedras del camino, porque mientras más grandes y pesadas sean, más grandes personas serán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!